Blog

Home / Blog / Escuelas de espalda...¿hacia dónde nos dirigimos?

Escuelas de espalda...¿hacia dónde nos dirigimos?

Blog 14 de Febrero de 2019

Carta a los Fisioterapeutas

Queridos colegas,

Durante años, nuestro colectivo se ha encargado de instruir y formar a la población sobre posturas adecuadas para la realización de diferentes actividades como sentarse, coger pesos, trabajar, transportar maletas…

La verdad que mi llamamiento alarmista hacia vosotros reside, no tanto en en la información que llevamos trasmitiendo durante años, que también, si no en la comprensión o interpretación que nuestros pacientes hacen ante los mensajes que hemos trasmitido.

Una información (mensaje del emisor) queda sujeta a la interpretación colectiva (receptores). Para saber si una información ha sido entendida de forma adecuada, debemos indagar en el qué ha comprendido el receptor.

Las palabras mejor, correcto, óptimo, adecuado, son términos que hemos utilizado junto a otras como posición o postura, dando lugar a posibles interpretaciones, por parte de la persona que no tiene conocimientos, o no es estudiosa de la materia:

1. Aquello que no cumple esas directrices está mal

2. Si hago aquello que está mal mi cuerpo puede lesionarse y generar dolor

3. El dolor que tengo es debido a que aquello que creo que es bueno no lo estoy haciendo.

4. Mi cuerpo necesita arreglo porque no puedo hacer lo correcto y por eso me duele.

Estas conclusiones que mi colectivo puede no tener, día a día en la consulta son un clamor. Prácticamente todos los usuarios vienen con las mismas ideas, y los ves en la sala de espera sentados intentando sujetarse en una posición de rectitud perfecta de la espalda cuando hay dolor lumbar. Otros, sin embargo, intentan meter la barbilla casi hasta la pared que  tienen atrás, intentando mantener su cuello recto, si el problema reside más arriba, en base a la interpretación de los mensajes que hemos trasmitido.

Si la interpretación y el conocimiento del ciudadano es que eso es lo bueno, lo correcto, lo adecuado…, todo el abanico de posibilidades que se salga de ello serán catalogado como peligroso. Veo a diario personas que tienen demonizada la flexión lumbar y, desde la fisiología articular de columna, es un movimiento vertebral más, que está descrito en los manuales de conocimiento. Necesitamos recuperarla y quitarles la idea de nocividad de la misma, para que ese abanico de posibilidades frente a una misma acción o tarea sea más amplia.

La postura está formada por micro movimientos de músculos chiquitines que no podemos contraer de manera consciente. Por así decirlo, serían los pequeños ajustes que realizan los dedos para tocar una melodía en el piano. Son ajustes alternantes,  económicos, armónicos, eficientes, para que el objetivo final sea que salga la melodía más maravillosa que hemos escuchado. Cuando aparece un miedo previo a la no consecución de la tarea de forma óptima (no voy a ser capaz de tocar) se activan técnicas de ejecución de la tarea más rígidas, con contracción de mayor número de unidades motoras innecesarias para la ejecución y la melodía del piano comienza a estar distorsionada.

Cuando existe valoración de amenaza frente a la flexión lumbar, bien sea para sentarse, para coger pesos, o agarcharse, no va  estar autorizada por la red neuronal, activando la realización protectora en la acción. Grandes músculos sin relevo se contraen constantemente, fijando segmentos articulares, en vez de permitir la variabilidad y promover micromovientos de ajuste.

La pregunta que os traslado, y ya sé que nuestro colectivo si está actualizado, tiene claro que la flexión lumbar no es peligrosa y que es necesaria utilizar y autorizar. Pero, ¿nuestros clientes lo tienen claro? ¿tienen claro qué posiciones en las que se sienten cómodos si no cumplen las normas no son peligrosas? ¿debemos esforzarnos para conseguir el derribo de estas creencias sociales?

Varias cosas a resaltar o que me gustaría poner a la palestra para que nos de qué pensar:

  • Postura deportiva: para la realización de una práctica deportiva existen directrices estudiadas de cómo nos debemos colocar para la ejecución de ese gesto. Enseñar el gesto para la ejecución es genial, pero tenemos que tener en cuenta que, cuando decimos "es así", e instruimos y hablamos de corregir, nuestra red neuronal interpreta que si no lo hago "de esa manera" puede ser peligroso. Esto puede llevar a que aparezcan mecanismos protectores frente a ese estado de alerta, potenciando una posición (postura) rígida (pone la escayola interna), y aparece la realización de esa postura desde la fuerza, limitando la variabilidad y el relevo muscular.  Si existe ansiedad por no ser capaz de hacerlo, "se me da mal", o pensamientos de miedo frente a “no ser capaz de hacerlo”, se activará el mismo patrón protector. En estos casos, habría que limpiar la técnica deshaciendo el miedo del organismo y del individuo, para utilizar los recursos musculares necesarios y no excesivos, facilitando los pequeños ajustes de micromovimientos. Adaptación al gesto, ofreciendo exploración del movimiento  de forma libre para la consecución del objetivo.
  • Postura estática: (sentarse,  dormir, estar de pie). La posición no es estática si no dinámica ¿no? pero la interpretación de lo que decimos por parte de la población es que es estático, mantenido, y no autoriza, si no que penaliza, los pequeños ajustes y la variabilidad de las posiciones.

¿Cuándo llegan las personas a las escuelas de espalda? Cuando les duele algo… El patrón de protección a través de propuestas del organismo de inmovilidad porque existe peligro interno se ha puesto en marcha.

Si no existe peligro, ya que la lesión y la enfermedad han sido descartadas…no sería más lógico que dichas escuelas estarían enfocadas, hacia…

  1. No hay lesión en tus tejidos, pero hay dolor:
    1. Vamos a explicar y a comprender por qué se activa la función dolor, sin que haya lesión.
    2. Promover- habituar- tolerar posiciones otorgando variabilidad.
    3. Trabajar en volver a re-tolerar movimientos considerados como "peligrosos" que están descritos en la fisiología articular.
    4. Facilitar la exploración libre de la comodidad con curiosidad, sin penalizar posiciones.

Quizás deberíamos explorar las ideas de los pacientes, y poder así combatirlas si realmente para ellos son nocivas sin serlo.

Aprende -habitua- promueve- tolera….¿el futuro de las escuelas de espalda?…


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando consideramos que aceptas estas cookies + info > x