Blog

Home / Blog / "Coger pesos", ¿seguimos las directrices adecuadas?

"Coger pesos", ¿seguimos las directrices adecuadas?

Blog 24 de Enero de 2019

Me gustaría proponeros un juego antes de que comencéis con la lectura de este post:

De las dos posiciones que se muestran en la foto, cuál eligirías para levantar la caja, ¿la A o la B?

Seguro que la mayoría de vosotros habéis escogido la opción B. Esta opción fue escogida por la mayoría de las personas que, sin tener dolor, creen que coger un peso con la espalda flexionada es peligroso. Así que no te preocupes, estás dentro de la mayoría, aunque estaría bien cuestionar las creencias que no tienen soporte científico como éstas, ya que pueden jugar en nuestra contra si aparece dolor, y llevarnos a descartar movimientos fisiológicos y muy válidos de la columna (y además muy seguros!).

 

Una vez que sale la pasta de dientes del tubo, es imposible volverla a meter”.

Esta frase que le oí a Mike stewart (colega de profesión) en una de sus formaciones sobre dolor persistente, me dio mucho que pensar en su momento…

Constantemente en mi día a día intento, con mayor o menor éxito, destruir una creencia que tienen “todos” los pacientes que entran por la puerta de nuestra consulta. Dicha creencia es la siguiente: Doblar la espalda para coger pesos es peligroso para la zona lumbar.

Pongo todo mi esfuerzo y tesón, además de las herramientas comunicativas de las que dispongo, en intentar quitarles esta idea de la cabeza…a veces con éxito, y el paciente consigue liberarse del adoctrinamiento erróneo instaurado en la sociedad, y otras con la pelea que conlleva la incredulidad de la información y las miradas perplejas a mis escenificaciones y explicaciones de desmitificación de esta idea, destruída ya por la evidencia científica.

Por eso la frase de Mike viene al pelo para esto. A los fisioterapeutas se nos ha encomendado el papel de educar a la población sobre los mecanismos correctos para la realización de determinadas tareas cotidianas, para hacerlas de la manera menos peligrosa y más segura para el organismo. Coger pesos ha sido siempre una acción a evitar y, si no es posible, a realizar con unas instrucciones de seguridad.

Hace mucho tiempo que me desvinculé de estas ideas, ya que siempre me he preguntado cómo mis abuelos y los de su generación, que no han dispuesto fisios que les dijeran cómo hacer las cosas, no se han roto la espalda a la hora de coger pesos. Cuando vi a un harrijasotzaile (levantadores de piedras en el País Vasco) cómo levantaba la piedra, mi incertidumbre creció. Ellos no siguen las instrucciones de adoctrinamiento general y levantan pesos exagerados a cualquier edad, en flexión primero y luego en extensión lumbar. Estas reflexiones y posteriores conclusiones me han liberado de proteger la espalda para hacer cosas, lo que ha generado una mayor variabilidad y adaptabilidad del movimiento.

Así que cada vez que tiro algo al suelo  a propósito, para que los pacientes lo cojan, o les pongo delante un peso y les animo a cambiarlo de sitio, salen a la luz las informaciones y creencias que los profesionales de la salud hemos transmitido durante años. Así que es bastante normal que me cueste en mi día a día “volver a meter la pasta en el tuvo de dientes”.

Es curioso, que aun habiendo voces críticas y estudios científicos en otra dirección (se puede doblar la espalda para coger peso, no es peligroso), la creencia popular sigue siendo la misma y está fuertemente arraigada, no sólo en la población en general si no también en mi colectivo profesional. Los ojos me hicieron chiribitas cuando leí un estudio publicado por J.P Caneiro y colaboradores, donde analizaron las creencias que un grupo de fisioterapeutas musculoesqueléticos tenían sobre la postura de flexión de espalda  al coger pesos y la seguridad de la misma. Las conclusiones de este estudio fueron que los fisioterapeutas analizados mostraron un sesgo implícito hacia la flexión y el levantamiento de peso con una espalda redondeada como peligroso (es decir, creían que flexionar la espalda para coger un peso era nocivo).

Si esto fuera cierto, podría justificar cómo los usuarios de fisioterapia siguen creyendo que esto es así. Esta hipótesis conllevaría una falta de actualización de la información de los sanitarios que supondría una perpetuación de la creencia de peligrosidad de la acción “coger pesos doblando la lumbar”, cuando no es así.

Comienza a haber investigaciones que ponen de manifiesto que:

  1. Levantar pesos en nuestras actividades cotidianas, probablemente no sea la causa de dolor lumbar (Revisión sistemática Wai 2010).
  2. Otra revisión realizada un año más tarde por (Kwon 2011) no encontró pruebas sólidas para decir que las actividades que se realizan en posturas incómodas, levantar pesos con flexión lumbar y torsión no son la causa del dolor de espalda.

No existe correlación entre dolor y postura. Y menos una relación causal entre estos dos parámetros.

Así que lo ideal sería que comenzáramos a doblar el espinazo y librarnos de creencias culturales, que más que ayudar dificultan la movilidad hacia delante…y perder el miedo a que ello suponga un problema, porque en realidad no es así.

 

Bibliografía:

  • Caneiro JP, O’Sullivan P Et al.Physiotherapists implicitly evaluate bending and lifting with a round back as dangerous. Musculoskeletal Science and Practice.2019; 39:107-114.
  • Was EK, Roffey DM, Bishop P, Kwon BK, Dagenais S. Causal assessment of occupational bending or twisting and low back pain: results of a systematic review.Spine J. 2010;10(1):76-88.
  • Kwon BK, Roffey DM, Bishop PB, Dagenais S, Wai E.K. Systematic review: occupational physical activity and low back pain.Occupational Medicine. 2011;61 (8): 541–548.
  • Nigmatullina Y, Hellyer PJ,  Nachev P, Sharp DJ, Seemungal BM. The Neuroanatomical Correlates of Training-Related Perceptuo-Reflex Uncoupling in Dancers. Cerebral Cortex. 2015; 25(2, 1):554–562

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario. Si continuas navegando consideramos que aceptas estas cookies + info > x